Quiero mi casa propia I: La empresa

5 cosas que tenés que conocer antes de tomar una decisión

Hoy hablamos de: “Lo más importante es la empresa”.

Una propiedad inmobiliaria es un bien que muchos pueden adquirir pagando de contado, o en planes cortos de financiación, por ejemplo en 36 cuotas.

Pero cuando una persona no tiene una posición económica holgada, o no cuenta con dinero para realizar la compra de una vivienda a través de un pago de contado, suele buscar empresas que les prometan algún tipo de financiación más larga, en cuotas más accesibles, a la medida de sus posibilidades.

Muchas empresas dedican sus esfuerzos a crear planes de acceso a la vivienda propia a través de instrumentos financieros, naturalmente complejos, que les permiten ofrecer propiedades inmobiliarias en planes a mediano y largo plazo, con distintos tipos de sistemas.


Los instrumentos que las empresas crean para que las familias cumplan el sueño de la vivienda propia son más o menos confiables debido a factores que el comprador debería evaluar muy bien antes de embarcarse en una operación. El razonamiento es bastante sencillo: si voy a adquirir una propiedad inmobiliaria en un plan de cuotas largo -porque esa es la única opción que puedo asumir-, entonces: ¿qué seguridad tengo de que mi trabajo y todo lo que invierta llegarán a buen puerto?

Es una pregunta fundamental, que sólo puede responderse una vez que se haya reunido una buena cantidad de información sobre los siguientes temas:

1. La empresa que elegiré.
2. La tipología y ubicación que me interesa.
3. El plan de cuotas que me ofrecen.
4. Los sistemas que definen el tiempo, la entrega y la calidad de la vivienda que recibiré.
5. El servicio de administración y postventa.

En este primer artículo, intentaremos proponer una orientación general sobre el punto 1: qué empresa elegiré para llegar a la meta de mi vivienda propia.

La empresa que elegiré

Siempre que se trata de una vivienda a mediano y largo plazo, lo menos aconsejable es empezar por la oferta de una tipología o un plan, por más atractiva que parezca.

En la era de la comunicación digital y el marketing, es muy fácil elaborar el render o foto de una casa para que se vea espectacular, luego agregar sobre ella una oferta que suene increíble y listo!, es todo lo que se necesita para llamar la atención y capturar el interés. Cualquiera puede lograrlo, sólo hace falta un buen diseñador gráfico, algo de dinero invertido en publicidad y mucha astucia para la venta.

Lamentablemente, lo que tanto deseamos suele utilizarse como anzuelo, nuestra necesidad se vuelve la carnada y nunca faltan los que aprovechan nuestras emociones para conseguir que tomemos decisiones apresuradas, sin mucha información sobre calidad, plazos o garantías.


Así, antes de empezar a evaluar cualquier operación donde se juegue mi esfuerzo y mi dinero. Es fundamental investigar haciéndome las siguientes preguntas:

¿Qué empresa me ofrece el plan que quiero comprar? ¿Cuánto tiempo lleva en el mercado inmobiliario, especialmente si se trata de Argentina, un país acostumbrado a las crisis económicas? ¿Cuántos emprendimientos y viviendas ha entregado efectivamente en sus años como empresa? ¿En cuántos lugares se encuentra, con qué resultados y cuánto tiempo ha permanecido? ¿Qué dicen los medios sobre sus desarrollos, sobre el dinero que invierte en el negocio? ¿Qué reconocimiento tienen sus dueños fundadores o los profesionales que allí trabajan? ¿Qué piensan sus clientes? ¿Qué identifica a sus emprendimientos?

Toda pregunta que formule servirá para evaluar el tamaño del socio que voy a elegir para empezar el camino a mi vivienda propia. Ese es el primer paso, y uno de los más importantes.

Dos secretos para clientes inteligentes

A partir de estas cuestiones que te sugerimos investigar, sumaremos dos afirmaciones que nos animamos hacer sólo por ser una empresa histórica, grande y experimentada:

1. En el rubro inmobiliario la trayectoria de la empresa es clave, especialmente cuando se trata de compras a través de planes de cuotas. Crear planes “verdaderos” exige experiencia y respaldo financiero, pues en un país con poco o casi nulo crédito hipotecario, con ciclos económicos variables, son muy pocas las empresas que pueden sostenerse fuertes en el tiempo y cumplir con los “planes de cuotas, plazos y calidad” de los productos que prometen entregar.

2. El desarrollo inmobiliario exige muchas especialidades, no requiere sólo de vendedores, planos y albañiles, ni siquiera de buenas constructoras. Una empresa dedicada a la especialidad debe contar con un amplio equipo de profesionales orientados a distintas funciones dentro del rubro. Urbanizar, brindar acceso a la vivienda propia, crear planes de cuotas a corto, mediano o largo plazo, entre otros aspectos, exige muchos conocimientos, trabajo multiprofesional y experiencia, nunca debemos olvidar esto: cuánto más accesible pero realista es el plan de la vivienda, más importante es la compañía que lo ofrece. No hay fórmulas mágicas, sólo realidad y coherencia, especialmente cuando se trata de una vivienda y de un compromiso a largo plazo.

Esperamos que esta primera sugerencia te sirva. En el próximo artículo compartiremos algunas reflexiones sobre el punto 2: la tipología y la ubicación.


Ahora, aprovechamos para enumerar algunos hitos de Natania y Grupo Ecipsa.
Natania es una marca de Grupo ECIPSA, presente en 9 provincias argentinas, dedicada a la creación de sistemas de acceso a la vivienda propia para sectores de clase media que no cuentan con opciones a su medida.

Natania y Grupo ECIPSA en números:

+ de 35 años en el mercado inmobiliario.
+ de 70 emprendimientos en 9 provincias argentinas.
+ de 7.500 viviendas entregadas.
+ de 13.000 clientes activos en todo el país.
+ 2.000 hectáreas desarrolladas.
+ de 3.500 inmuebles a entregar en los próximos 5 años