Es fruto de tu esfuerzo

Qué significa esforzarse, qué quiere decir el esfuerzo en un país como la Argentina. Qué pensamos y sentimos cuando decimos “me esforcé”, “hice un esfuerzo”, “si me hubiera esforzado más”. Y qué nos pasa cuando esas frases se las escuchamos decir a otros, a un familiar, a un vecino, a un compañero de trabajo.

Por lo general, estaríamos de acuerdo en que hay logros que requieren mayor o menor esfuerzo, y no sólo eso, sino que en un mundo como éste hay quienes, ante los mismos sueños, necesitan hacer diferentes esfuerzos, algunos más, otros menos.

Tampoco discutiríamos que somos diferentes, que nos tocan realidades diferentes, que pensamos diferente en distintos momentos de nuestras vidas y que cada quién debe arreglárselas con su propia realidad, porque podemos ser muy solidarios y colaborativos, pero en el fondo entendemos que cada persona debe hacer su propio esfuerzo si desea resolver su propia situación.

La suerte ayuda. Un golpe de “suerte” puede facilitar bastante las cosas, pero es mejor no esperarla, es mejor pensar que lo que conseguimos depende en gran medida de nuestro esfuerzo y determinación. Si viene la suerte, bienvenida, pero mientras la esperamos, es mejor ir haciendo la tarea.

En un país como la Argentina el tema del esfuerzo y de la suerte no es cualquier tema. Tenemos tantas historias sobre el esfuerzo y la fortuna como personas habitan estas llanuras, y como todo argentino que se ha recibido de argentino, en las últimas décadas también empezamos a sentir que esfuerzo y resultado no siempre coinciden.

En Natania queremos volver a instalar la idea de que el esfuerzo tiene un resultado. Que ilusionarse no es peligroso y que se puede confiar, que es necesario confiar, porque, aunque suene a cierto que la vida nos exige hacernos cargo de nuestra propia situación, no hay casi nada que podamos resolver solos, siempre necesitamos de otros en quiénes apoyarnos, en quienes creer.

Ser “socios de tu futuro” es la manera más sencilla que encontramos para expresar lo que anhelamos y sentimos. Sabemos que llegar a tu vivienda propia es un desafío muy importante, y que cuando lo conseguís, es injusto escucharte decir que le debés algo a la suerte. Te estás esforzando, mucho, a diario, desde siempre. Confias en nosotros, lo tenemos claro. Entonces, sigamos trabajando como hasta ahora, juntos, codo a codo, demostrando a los incrédulos que el esfuerzo, decide el resultado. Vale la pena.